Tips de uso recomendados

Siempre ate los bloques raticidas. Es normal que, al no degradarse, el roedor lo almacene y no lo coma, lo que resulta en un total fracaso del tratamiento de desrodentización. Intente colocar el cebo en lugares cercanos a los que recorre el roedor. Estos se reconocen por manchas de orina, suciedad o grasitud, excrementos y olores.  En lugares donde hay acceso a niños, coloque los cebos dentro de las cajas cebaderas Acme.  Aleje toda fuente alternativa de alimentos.  Se pueden utilizar repelentes electrónicos por ultrasonido como complemento de la desratización, evitando así el uso intensivo de raticidas tóxicos.  Nunca interactúe con los roedores.